Una prestigiosa publicación científica destaca los beneficios ambientales de un bioinsumo fabricado en el país

El International Journal of Life Cycle Assessment publicó un estudio en el que se muestra, a través de modelos detallados, el impacto positivo que tiene en los flujos de nutrientes hacia las plantas y en el uso de la tierra.
 
Los beneficios ambientales del inoculante microbiano Nitragin Optimize, producido en el país por la empresa Novozymes, fueron publicados por el International Journal of Life Cycle Assessment, la revista científica más importante del mundo en ese área, luego de que el estudio fuera revisado por expertos en la materia.

Los beneficios de este inoculante sobre el ambiente se generan como resultado de mejoras verificadas en los rendimientos de los cultivos, ya que esto a la vez impulsa una utilización más eficiente de los nutrientes, una mayor retención de carbono en el suelo y una menor necesidad de recursos para producir cada tonelada de soja.

El Análisis de Ciclo de Vida (LCA, por su sigla en inglés) es una técnica estandarizada globalmente para evaluar los potenciales impactos ambientales de un producto a lo largo de su vida, contabilizando la energía, los materiales utilizados y los residuos generados en el período transcurrido desde su fabricación hasta su uso y disposición final. Así, la investigación realizada sobre este bioinsumo permitió ver de forma objetiva su impacto positivo sobre el ambiente en el cultivo de soja.

“Estamos orgullosos de que los beneficios ambientales de nuestros inoculantes microbianos puedan ser documentados en la literatura científica. De hecho, el nuevo estudio sobre soja ha sido objeto de dos rondas de escrutinio científico. Primero, un panel de expertos analizó el informe de antecedentes para garantizar el cumplimiento de la norma ISO para LCA. En segundo lugar, el extracto enviado al Journal of Life Cycle Assessment fue objeto de una revisión de pares. Estamos contentos con este alto nivel de credibilidad y aplaudimos a los investigadores detrás del estudio“, afirma Jesper Hedal Kløverpris, especialista Senior en Sustentabilidad Global de Novozymes.
 
Nitragin Optimize es una tecnología para inoculantes de soja y otras leguminosas que se caracteriza por sumar lipo-quito-oligosacáridos a la formulación. También denominados “moléculas señal”, los lipo-quito-oligosacáridos estimulan la nodulación de las raíces, aumentando la eficiencia en la absorción de nitrógeno por parte de las plantas. Ensayos independientes publicados en Argentina sobre este insumo en soja mostraron una mejora de entre 6 y 7% en los rendimientos y una reducción de 4% en las emisiones de Gases de Efecto Invernadero por tonelada producida.
 
No es la primera vez que el International Journal of Life Cycle Assesment publica los beneficios ambientales de un inoculante, recientemente ya lo había hecho también con Nitragin JumpStart, una tecnología de promoción de crecimiento para maíz, soja, trigo y colza. Su modo de acción se basa en un hongo que mejora la absorción de nutrientes como el fósforo, otorgando a la planta un mayor vigor inicial y, por tanto, un mejor rinde. El rápido desarrollo del cultivo genera raíces más prominentes, que se traducen en una fuerte reducción de las pérdidas de nitrógeno por lavado, así como de las emisiones de óxido nitroso, un Gas de Efecto Invernadero muy perjudicial para el clima.
 
Extrapolando los números de las investigaciones publicadas en el Journal podría decirse que, si se utilizara la tecnología Optimize en toda la soja argentina y brasileña y el Jumpstart en todo el maíz y la soja de la misma región, se lograría reducir en 38 millones de toneladas las emisiones de dióxido de carbono, lo que equivale a las emisiones anuales de 16 millones de automóviles, que es más que todos los autos que existen en el territorio nacional. Según estimaciones recientes de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes, el país posee 14,5 millones de vehículos registrados, de los cuales 11,9 millones son automóviles y el resto se distribuye entre utilitarios livianos y pesados.

El sólo hecho de someter a nuestros productos a un análisis externo al más alto nivel científico es, de por sí, una prueba de nuestro compromiso con la sustentabilidad en la producción agrícola. Pero, además, los resultados obtenidos son evidencia de que las tecnologías que desarrolla Novozymes están basadas en ciencia y que, sobre esa base, es posible generar insumos biológicos que incrementen la rentabilidad de los productores y al mismo tiempo promuevan un mayor cuidado del medioambiente“, concluye Maximiliano D´Alessio, director Comercial de BioAg para América Latina.
 
Optimize y Jumpstart son bioinsumos que se encuadran en el concepto de Agricultura Climáticamente Inteligente, el enfoque desarrollado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) con el fin de difundir y promover estrategias agrícolas sostenibles.

Para acceder a la publicación completa haga clic aquí.

Facebooktwitterlinkedin

También puede gustarle...